jueves, 19 de mayo de 2011

Entrevista sobre Abierto 24 horas

Entrevista a Víctor Medina sobre Abierto 24 horas, el libro que te descubrirá el lado más erótico de Martín Mazza:

- ¿Qué vamos a encontrar en Abierto 24 horas?
Mucho cerdeo, sexo sin tapujos, experiencias audaces en localizaciones estelares, glamur pornográfico, condimentado con un poco de amor y, ante todo, una celebración de la vida y la libertad, personalizado en la figura de Martín Mazza.

- ¿Qué aspectos piensas que todavía no se habían explotado de Martín Mazza en las dos novelas anteriores?
Mazza es como un libro abierto, lo muestra todo a la primera que le conoces. No se esconde ni oculta una carta bajo la manga. Se plantea retos y se atreve a casi todo, es muy lanzado. En su vida profesional y en lo personal. Estas peculiaridades de su personalidad me han servido para dibujar el personaje que protagoniza Abierto 24 horas.

- ¿Qué cualidades tiene Martín Mazza para contar con tantos seguidores?
Aparte de lo dicho en la anterior pregunta, creo que sus admiradores aprecian la cercanía que demuestra, su simpatía y el carácter alegre que gasta. También el morbo que despierta en sus seguidores, supongo.

- ¿Cómo te resultó el proceso de documentarte sobre Mazza?
Mantuve un par de reuniones con Martin para perfilar algunos detalles sobre el personaje, conocer su punto de vista sobre sexo, la industria pornográfica y tener más información de sus experiencias más morbosas. Pero vamos, lo que narra el libro ha surgido de mi mente calenturienta, con el rol de Mazza presente y parte de su verdad.

- ¿Todavía se pueden encontrar bares homófobos cerca de Gran Vía?
En la Gran Vía y en todas partes del mundo. Por desgracia y pese a los avances logrados, el que una sociedad garantice los derechos de la comunidad homosexual no es obstáculo para que ocurran incidentes que atentan contra la libertad e integridad de los gays. Al fin y al cabo no se pueden cambiar ciertas actitudes retrógradas de la noche a la mañana. Ciertos individuos ven a dos tíos besándose en la calle y creen que es un atentado contra su sensibilidad. Lo que hace falta es que actitudes tan carcas queden aisladas por el resto de la sociedad, que se persiga a los que no respetan, y que haya más tíos besándose por la calle.

- ¿Hasta dónde llega la libertad y derechos que respaldan a la comunidad gay?
Como todas las libertades del Hombre, hasta el límite que marca la libertad de los demás. La comunidad gay es muy heterogénea, tan diversa que es imposible englobarla en un grupo común, a pesar del empeño que ponen algunos por capitalizar al colectivo. Lo que une a los homosexuales son los derechos que reclaman, no unas siglas políticas. Una vez que se otorgan los derechos, hay que lograr que se cumplan y luego que cada uno tire por donde quiera.

Víctor Medina por Rubén Darío

- ¿Cuál es la escena de la novela que más te excita?
Me gustan especialmente el arranque del libro, ambientado en una mañana de sábado en una casa llena de tíos; el encontronazo con una pareja de policías; y la aventura romántica y muy caliente que Mazza mantiene con un chico durante el rodaje de una película en California.

- ¿Te gustaría tener a un fluffer como novio?
La verdad, no me gustaría encontrar a mi pareja dentro de la industria del porno. Por muy moderno que uno sea, hay que tener muchas tragaderas para llevar de buen grado que tu churri se gana la vida en ese sector laboral. No me imagino en el papel de preguntar a mi amorcito al final del día, ‘cariño, ¿qué tal te ha ido en el trabajo?’

- ¿Con qué adjetivo calificarías la vida de un Porn Star? Justificalo.
Apasionante, en todos los sentidos. Es un trabajo que exige mucha pasión, mucho empeño y mucho esfuerzo. No solo en lo físico, que lo demanda, también implica que hay que trabajar mucho, venderse como actor y nadar por las turbulentas aguas de un mundo como la industria del porno, con mucha competencia y un pastel cada vez más pequeño.

- Recientemente hemos entrevistado a Juan Flahn sobre De Gabriel a Jueves y una de sus cuestiones fue la siguiente, qué responderías en tu caso: ¿Por qué piensas que son más respetados los actores porno que los chaperos?
Porque a un actor porno lo admiran miles de personas que miran sus películas, y a un chapero solo lo valora su clientela, uno a uno. Una estrella del porno trabaja con iluminación, sin prisa y con los trucos del montaje y del attrezzo. Un chapero solo dispone de su físico, sin trampa ni cartón.

- ¿Cómo te sientes al tener a Martín Mazza de jefe en la revista Ohmygod?
Como si no tuviera un jefe.

- Vamos a entrevistar a Rafa C. sobre Servicio completo, ¿podrías proponerle alguna pregunta?
Me gustaría saber qué hace falta para convertirse en una ‘madame’ de burdel de chaperos, qué nacionalidades son más ‘profesionales’ en el sector y qué clientela importante acude a estos servicios.

- ¿Has echado en falta alguna cuestión? ¿Qué habrías respondido?
Me preguntaría si me he excitado durante el proceso de creación de la novela y me respondería que sí, que se me ha puesto dura en bastantes ocasiones.