miércoles, 25 de noviembre de 2009

Reportaje: Redes sociales y homosexualidad

Pablo es un joven gay de 23 años que vive en una ciudad de Andalucía, quien pese a estar aprobada una ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo, guarda con recelo su condición sexual a parientes y amigos. Sabe que la homosexualidad está mejor vista en el conjunto de la sociedad, pero aún siente miradas de desaprobación y desprecio en las caras de la gente cuando ve pasar a una pareja de gays cogidos de la mano. Lo que le conduce a reafirmar su actual estado, prefiere mantener en secreto su sexualidad y que la sociedad le perciba como alguien “normal”.

Por DAVID GARVA

Todo lo anterior cambia cuando llega a casa, entra en su habitación y enciende el ordenador; porque de inmediato accede a la red y comienza a navegar por páginas web de contactos, en las que posee perfiles y muestra sin ningún tipo de pudor fotografías de todas las partes de su cuerpo. En estos sitios, satisface sus necesidades sociales y sexuales: por un lado, forma parte de un grupo en el que las personas interactúan y comparten sus vivencias; y por otro, buscan un fin común, generalmente con connotaciones sexuales.

En pleno siglo XXI, la realidad de Pablo es similar a la de otros muchos jóvenes que prefieren mantenerse en el anonimato y encuentran su refugio en la red. Esta situación se agrava si se reside en el ámbito rural; aunque en las grandes ciudades, como Madrid y Barcelona se respira tolerancia en las zonas destinadas al público gay, pero si nos alejamos de estas áreas la situación no dista mucho de la de otros municipios.

Internet ha significado una revolución en las comunicaciones y como consecuencia, ha modificado muchas de nuestras conductas sociales. La red facilita el contacto con otras personas mediante las redes sociales y páginas de contacto, algunas dedicadas al público gay en exclusiva. Asimismo, se salvan fronteras al ser una red mundial, podemos entablar conversaciones con personas que se encuentran al otro lado del Atlántico, al compartir una misma lengua. De esta forma, los latinos narran sus experiencias y encuentran amistades que les ayudan a poder evadirse de la situación que viven en algunos de sus países.

PÁGINAS DE CONTACTOS
Las páginas de contactos para gays son las más utilizadas en la red por este público. Al principio, los gays podían utilizar los servicios de las páginas de contactos universales, como: Parship.com, Match.com o Meetic.com, en las que también se incluyen búsquedas para personas del mismo sexo. Pronto comenzaron a aparecer portales exclusivos para gays y lesbianas, entre los primeros cabe destacar Chueca.com: creado en el 2000. De esta página, los usuarios avalan su chat, uno de los más visitados en la red.

Después de Chueca.com, han proliferado multitud de portales para gays y lesbianas, en los que se priman las relaciones entre sus usuarios, los más destacados: Bakala.org, Gayromeo.com, Manhunt.com, entre otras. En estas páginas, sus usuarios se pueden registrar y crear sus propios perfiles, en los que se detallan: rasgos personales, lo que busca el usuario, sus preferencias sexuales, fotografías, una descripción, etc.; todo ello, facilita captar la atención de otros usuarios para que se pongan en contacto y comiencen a entablar una conversación que deriva en lo que deseen ambas personas, es decir, se trasladan los esquemas sociales a la red.

Estos portales también suelen organizar fiestas en discotecas y pubs a los que sus usuarios están invitados; a estas reuniones se las denominan “Kedadas”, ya que los internautas quedan para conocer a otros usuarios en persona de forma masiva, pero manteniendo sus nicks e identidades de la red. Otros servicios que prestan estas páginas son guías gays con discotecas, tiendas, zonas de cruising, etc. de toda la geografía española.

En la red también existen portales para gays especializados, destinados a parte del colectivo gay que simpatiza con estos grupos, por ejemplo: Bearwww.com o Tuamo.net, en los que se favorece el contacto con personas que mantienen los mismos gustos o roles sexuales. En ellos, también se puede chatear y navegar por los perfiles, previo registro de usuario.

La realidad de este tipo de portales es que suelen encontrarse los mismos usuarios, es decir, la gente se crea perfiles en todas las páginas de contactos disponibles. Asimismo, tras las descripciones podemos encontrar muestras homofóbicas y de discriminación entre los propios usuarios. En este sentido, hay personas que buscan a su amor en la red, cuando la realidad es que la palabra amistad para los mismos usuarios está cargada de connotaciones sexuales, por lo que encontrar el amor de tu vida puede resultar una odisea.

REDES SOCIALES
Dentro de las redes sociales como Facebook.com, Myspace.com, Hi5.com, Twitter.com o la española Tuenti.com se favorece la existencia de grupos en la red, donde se pueden intercambiar vivencias, fotografías, enlaces o videos. Los usuarios de estas páginas suelen agregar a personas conocidas o con las que se mantienen relaciones, a diferencia de las webs de contactos. Aunque estas redes sociales han desarrollado programas para chatear, las personas prefieren Windows Live Messenger para comunicarse.

La realidad es que Facebook.com es de las redes más restrictivas, al no permitir el envío del mismo mensaje a un número determinado de personas, argumentando que con esta medida impiden el envío masivo de publicidad. Por su parte, Tuenti.com no permite la creación de grupos por el mismo motivo. La publicidad es un negocio que mantiene a estas páginas, pero con el que hay que tener mucho cuidado; recientemente, algunos usuarios de Facebook.com han denunciado a esta red social por el uso fraudulento de algunos de sus servicios, por ejemplo: al realizar el test de inteligencia solicita al usuario un número de móvil, a los que sin saberlo se les está dando de alta en un servicio de contenidos para móviles.

Pero en las redes sociales no sólo existe publicidad, ya que se han convertido en nuevos foros para la promoción de fiestas, eventos, discos, artistas, escritores, etc. Para estos profesionales, la web Buskastar.com les ofrece la opción de darse a conocer mediante un directorio estructurado por provincias para prestar sus servicios a la comunidad gay residente en las ciudades españolas. Asimismo, también los políticos han encontrado su lugar en las redes sociales, haciendo un uso partidista y difundiendo propaganda política a través de éstas, como en Facebook.com.

LA OTRA CARA DE INTERNET
Internet posibilita una ventana a la comunicación mundial, pero que no está exenta de censura hacia los homosexuales por algunos países. Además en la red podemos apreciar constantes muestras homofóbicas hacia el colectivo lgtb. En este sentido, algunos grupos que sienten aversión contra los homosexuales hackean las páginas creadas por estos usuarios o destinadas a ellos, como por ejemplo, la web de MrGayEurope.com ha sido atacada en varias ocasiones desde su publicación.

Las redes sociales también están cargadas de inconvenientes para sus usuarios y en especial, para los gays y lesbianas. La privacidad es el problema fundamental, ya que las personas que poseen perfiles en las redes sociales no están seguras de que se mantenga su confidencialidad, por lo que es recomendable conocer que textos, imágenes y videos colgamos en nuestros perfiles o en que fotografías somos etiquetados por nuestros amigos.

Con respecto a las fotografías, tenemos que ser cautos, sobre todo, en las páginas de contactos, porque se han dado casos en los que otros usuarios han utilizado imágenes de otras personas, incluso para anuncios publicitarios, ya que en algunas ocasiones no podemos confiar que el mundo de la web 2.0 es idéntico al de la vida real.

GARVA, D., "Internet y los gays: redes sociales, blogs, webs de contactos y otras realidades virtuales" en revista Moxow, septiembre, 2009, p. 4. Disponible: http://www.uniflip.com/online-magazines/3/4985/35409/pub/

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy buen artículo, me ha sido muy útil