miércoles, 27 de abril de 2011

Entrevista sobre Barsexlona

Entrevista a José Guerra ganador del XII Premio Odisea de Literatura con su novela Barsexlona:

Ante todo enhorabuena por alzarte con el XII Premio Odisea, ¿cómo te sentiste cuando conociste el fallo del jurado?
Gracias. La verdad me quedé sorprendido. Fue la primera novela de temática gay que escribí y no sabía si reunía las cualidades para ganar el Premio Odisea de Literatura.

- ¿A quién le dedicaste el premio?
A cuatro personas muy importantes en mi vida. Dos amigas y dos amigos que se han cruzado en mi destino y que forman parte de un extraño círculo de casualidades. A cada uno de ellos les amo de una manera diferente.

- ¿Qué recibimiento ha tenido por parte de tus familiares y amigos?
Mis familiares desconocen de este premio. Saben que normalmente escribo novelas de corte histórico y político. En cuanto a mis amigos... algunos se han molestado conmigo por las verdades que cuento, otros se han regocijado y a otros les ha entrado la duda de si el protagonista refleja un lado de mi personalidad que les he ocultado.

- ¿Qué te animó a presentarte al concurso?
Abrirme un camino hacia la literatura de temática gay, entrar en el mercado. Y si ganaba, vengarme de un editor catalán.

Y entrando de lleno ya en la novela, ¿por qué piensas que esta ciudad debería llamarse Barsexlona?
Porque es una ciudad sexualmente muy activa. Demasiado. Parques públicos, playas, centros comerciales... donde menos lo esperes podrías toparte con gente fornicando. El turismo sexual en Barcelona está aumentando. Aquí se respira una atmósfera muy afrodisíaca.

- ¿Qué va a encontrar el lector en tu novela?
Humor, tragedia, sexualidad, pasiones, frustraciones, amistad, sacrificios, secretos editoriales, la vida de un “mileurista”.

- ¿La historia se podría desarrollar en alguna otra ciudad?
No, imposible. Barsexlona se desarrolla en la capital catalana en primer lugar porque es la meca del mundo editorial en lengua castellana y segundo porque las historias que en la trama se cruzan sólo podrían ocurrir aquí. Las secuelas transcurren en Ámsterdam y San Francisco, pero en esas dos novelas también narro cosas que sólo podrían pasar allí.


- ¿Qué diferencia y semejanza nos podrías destacar entre tú y Daniel?
La pregunta del millón. La que todos me hacen, incluyendo a mis amigos y compañeros de clases. La principal diferencia es que Daniel se abandona a su suerte en Barcelona mientras que yo siempre he estado respaldado en esta ciudad, la segunda es que no he sido víctima de abuso sexual. En cuanto a semejanzas, ambos escribimos, somos muy irónicos y autocríticos, tenemos círculos amistosos de muchas culturas, llegamos de la América del Sur... Daniel y yo tenemos muchas manías.

- ¿Piensas qué BCN puede llegar a convertirse en una ciudad hambrienta y ansiosa capaz de devorar al prota?
Sí. A Daniel lo devoró. El protagonista sufrió una metamorfosis violenta; pasó de ser un chico conservador y prejuicioso a ser un chico libertino, promiscuo, mentiroso...

- Personalmente, ¿cómo te ha tratado BCN?
Me sedujo, me atrapó. Llevo mucho tiempo intentando irme, separarme de ella, pero no puedo.

- ¿Piensas qué el mundo editorial es un reflejo de cómo lo describes en la novela? Hay editores, y por ende editoriales, de las más diversas naturalezas y el editor al que yo describo es uno de los personajes más reales de Barsexlona. Lamento reconocer que los encuentros con él que relato en la novela ocurrieron tal cual.

- ¿Hasta dónde llegarías para que te publicaran una novela?
No muy lejos. Si de trece novelas escritas sólo he publicado aquí una con mi nombre quiere decir que no soy muy atrevido. Ya me engañaron dos veces. Una tercera vez diría mucho de mi idiotez.

- ¿Con qué adjetivos describirías la profesión de escritor? ¿Por qué?
Terapéutica porque nos sirve para sacar nuestros miedos, nuestras frustraciones; apasionante porque nos dejamos la piel cuando escribimos; reveladora porque libera al ser mitómano que los creadores llevamos por dentro.

- ¿Qué nos recomiendas para que no seamos engullidos por la voracidad de BCN?
No dejar de ser nosotros mismos. Mantenernos fieles a nuestros propios principios.

- ¿Cómo describirías a Guillem, el ligue de Mireia?
Ufffffffff. Esta pregunta me deja fuera de juego, la respuesta podría volcarse en mi contra. Guillem existe. Y es un sujeto increíble. Guapo, varonil, atento, circunspecto, pulcro, culto, con unos principios muy sólidos. Se alejó de mí por haber publicado la novela. No me perdona un par de cosas y se ha convertido en un asunto inconcluso de mi vida.

- ¿Cómo sería tu titular de un anuncio de contactos?
¿Es ésta una pregunta trampa? Vale, te respondo. El titular sería algo así: “Chico no muy guapo, pero muy cariñoso, disponible para el mejor masaje de tu vida”


- ¿Qué te sería indispensable llevar en tu bolso de proxeneta?
¡Otra pregunta trampa! Es como si intentaras descubrir cuánto hay de mí en el protagonista. Llevaría condones, muchos condones. Toallitas húmedas, Listerine Portable, ropa interior limpia y algún objeto para un pícaro juego sexual.

- Pregunta de la belga, ¿cómo vive un mileurista con hijos e hipoteca?
No vive... ¡Sobrevive! Y esa es una cruda realidad.

- ¿Te dejarías confundir por un hetero?
¡¿Otra vez?!

- Pregunta de Shigeru, ¿Participarías en una orgía?
Sí, pero con ciertas condiciones. En primer lugar sin el efecto de las drogas. Mejor actuar por determinación propia, ¿no? En segundo lugar sería bajo mutuo acuerdo y siempre con gente conocida entre la que no me sienta corriendo ningún riesgo.

- Continua la frase: "Escuchaba al hombre muy católico y de mucha fe contarme... de las veces que contrató los servicios de amantes latinos en un club de Barcelona. Allí se sentaba y le desfilaban algunos jóvenes latinoamericanos semidesnudos hasta que él elegía uno por el que pagaba una buena suma de dinero. Me confesaba todo eso cuando recorríamos los interiores de las iglesias. Hasta debí soportar que me diera sádicas nalgadas dentro de las iglesias de la bella localidad del País Vasco...

- Vamos a entrevistar a Francisco Castillo Martos, ¿podrías proponerle alguna cuestión?
Hola, Francisco. Esto es algo muy real que ocurrió ayer, durante la tarde de Sant Jordi, aquí en Barcelona. Visité la Librería Antinous unos minutos. Justo durante ese tiempo, mientras conversaba con María, miré que un hombre tenía nuestros libros en las manos. Se leía las sinopsis de ambas novelas. Me acerqué a él y le dije dos cosas, primero que “Barsexlona” contenía mucho más de lo que aparece en la contraportada, y segundo que “La historia más triste del mundo” es una excelente novela que todos me han recomendado leer. No me presenté como el autor premiado y recomendé tu novela... ¿habrías hecho tú lo mismo por mí?

Pregunta de Francisco Castillo Martos: "A José le preguntaría si cuando va a un centro comercial o a una librería y ve su novela en un lugar no muy destacado, si lo coge y lo intenta poner en otro lugar más estratégico y más visible. Confieso que yo sí lo he hecho."
¡Por supuesto que lo haría! Y lo haría con todo el sarcasmo del mundo.

- ¿Has echado en falta alguna cuestión? ¿Qué habrías respondido?
Sí, sí he echado mucho en falta una pregunta. Debías preguntarme sobre mi situación sentimental actual. Yo te habría respondido que estoy soltero, que quiero encontrar a alguien que me quiera, que sea apasionado, divertido, detallista... que no sea cuestión de “hoy vamos juntos a la cama y mañana no me acordaré de ti”. Vaya. Creo que estoy intentando ligar por medio de esta entrevista... ¡Espero conseguirlo!