miércoles, 25 de agosto de 2010

Doce Campanadas, Nisa Arce


Doramas es periodista y está sumido en la rutina periodística, así lleva desde antes de acabar su carrera; pero en el preludio de la nochevieja su vida va a dar un giro de vuelta al pasado. El reencuentro con Jaime 5 años más tarde, le conducirá a replantearse su presente y aunar fuerzas para reconquistar sentimientos olvidados.

Jaime, por su parte, todavía no ha encontrado la finalidad de su vida y regresa a los brazos de Doramas para que le muestre su camino. Acompañados de Livia y Luis aceptarán el pasado para vivir un nuevo presente.

Quizás estaba ante esa oportunidad a la que, incoscientemente, había renunciado por sustentarse en las contradiciones de la estabilidad. Su voz le acompañó durante la conversación en el despacho del director y la posterior negociación, en las que pactó cuáles eran desde ahora sus prioridades.

Nisa Arce se estrena con esta genial novela romántica que encandilará los corazones de aquellos a los que todavía no ha atrapado con la sutileza de sus palabras.

Puntuación: Cuando los recuerdos se vuelven realidad, hay una segunda oportunidad.

Observaciones: Página Jóven, La Página Ediciones, 2010.

Sinopsis: La segunda novela de Nisa Arce se desarrolla en localizaciones urbanas de Madrid y Las Palmas de Gran Canaria. Personajes que antaño compartieron la vida universitaria en la capital de España se reencuentran una noche de Fin de Año y recuperan una amistad y una historia de amor que el tiempo había destanciado.

Un análisis de la juven sociedad actual acompaña a la trama de esta novela, que trata aspectos de la vida contemporánea desde la perspectiva de una relación homosexual entre dos estudiantes cuyos caminos se entrecruzan gracias a un anuncio en el tablón de la Facultad en la que estudian.

Bio: Nisa Arce

2 comentarios:

Arsénico dijo...

El libro es una maravilla, y durante la lectura te hace plantearte muchísimas cosas, o simplemente recordar esos años de tu vida en los que prácticamente no pensabas en el futuro inmediato, sino en el presente y en disfrutar de lo que la vida te iba ofreciendo.

Personalmente no veo que su definición sea de "romántica hasta la médula, y juvenil como el amor". Ni es juvenil, ni es romántica hasta la médula. Es simplemente, la historia de una persona, esa que podemos vivir cualquiera de nosotros.

Y por cierto, los párrafos que has puesto en la sinopsis pertenecen a los dos primeros párrafos de mi reseña del libro, :P

Saludos! ;)

David Garva dijo...

Errores subsanados...