martes, 12 de abril de 2011

Entrevista sobre Entre Rejas

Entrevista a Carlos Rabazo sobre Entre Rejas:

Carlos Rabazo, pseudónimo, nos desgraná en la siguiente entrevista los secretos más sórdidos de su libro: Entre rejas, una mirada a la homosexualidad en las cárceles españolas.

- ¿Quién se esconde tras Carlos Rabazo?
Carlos Rabazo es quien recibió estas cartas olvidadas o abandonadas en un apartamento en alquiler en una pequeña ciudad del Levante. Nadie importante se esconde tras este pseudónimo, pues mi labor sólo ha sido la de recopilar esta vasta correspondencia y ordenarla descubriendo así la mejor novela pornográfica publicada en español, en mi más sincera opinión.

- ¿Qué le propones al lector en tu novela?
Que desarrolle sus ‘malos pensamientos’. Y como malos pensamientos me refiero a sus imaginaciones más calenturientas y fantasías sexuales insatisfechas. Que el lector desarrolle su ‘imaginación pornográfica’. Entre Rejas aporta a la pornografía unas situaciones sexuales por pocos imaginadas, con el morbo de poder leerlas con todo lujo de detalles.

- Se han escrito muchas novelas de cartas, auténticas o no, pero ¿no piensas que podrías haber creado un hilo conductor para que no fuera una carta tras otra?
Como he dicho, mi única labor ha sido la de recopilar y ordenar toda esa correspondencia. Y consideré que la mejor manera de hacerlo era respetando el orden cronológico de las cartas. De todas maneras existe un hilo conductor: Richard, el receptor de toda la correspondencia. En las cartas simplemente se describe la relación que este tipo mantuvo con varios presos en cárceles de toda la geografía española.

"...va mucho más allá de la pornografía pues la sinceridad
de la correspondencia demuestra su autenticidad"

- ¿Piensas que el lector está preparado para leer una obra como la tuya?
Si disfruta con la pornografía, disfrutará con Entre Rejas. De hecho va mucho más allá de la pornografía pues la sinceridad de la correspondencia demuestra su autenticidad. Es mucho más erótico que una película pornográfica por ese componente de realidad que tiene.

- ¿En que género clasificarías tu novela?
Sobrepasa claramente los límites de lo erótico para alojarse en lo pornográfico.

- Tu novela está en la colección libido. ¿Por lo qué la forma de presentar la novela, crea provocación en el lector?
Eso fue cuestión de la editorial. Pero me pareció acertada la decisión de incluirla en su colección erótica y la más que sugerente portada.

- ¿Qué aportan estas cartas, según tu criterio, a otras que se han publicado?
Demuestran la realidad oculta de las cárceles españolas, además de un buen compendio del sexo más duro narrado de una forma totalmente sincera y natural.
"...las garabateara con sórdidos dibujos y
las perfumara con sus fluidos sexuales."

- ¿Cómo puedes afirmar que las cartas no son falsas y escritas por la persona que te las envió?
Dudo que el propietario del apartamento donde se encontró la correspondencia escribiera más de trescientas cartas, las garabateara con sórdidos dibujos y las perfumara con sus fluidos sexuales. Cada chico tenía su peculiar manera de escribir y expresarse, como así se refleja en la novela. Y además cada uno de ellos tiene su caligrafía que lo identifica como autor de esa carta.

No pueden haberse inventado tanto, ahí está la autenticidad de las cartas, pueden haberse inventado algún polvo que echan entre ellos y que te lo cuentan más o menos florido, pero todo lo que relatan no pueden habérselo inventado. Contarlo es mucho más fácil que inventárselo.

- ¿Qué conclusión sacaste tras la lectura de estas 300 cartas?
¿Conclusión? Pues que el tal Richard se lo ha montado muy bien, jeje. Mi intención simplemente ha sido sacar a la luz un documento que me parecía interesante para cualquiera que disfrute de la pornografía. Hay muchísima gente que no tiene ni idea de este submundo. Ni las propias autoridades tienen conocimiento de la brutalidad de este relato.

- ¿Consideras que la perspectiva que muestras de la cárcel es real?
Totalmente.

- Recientemente se ha estrenado Phillip Morris: Te quiero ¿Piensas que en la cárcel puede surgir el amor de tu vida como en dicha película?
El amor puede surgir en cualquier parte, no veo porqué no pueda hacerlo en la cárcel. Pero tengo la sensación que las relaciones que mantienen los presos entre ellos más que basarse en el amor, se basan en el placer del sexo, aunque se establezcan vínculos sentimentales entre ellos.

- Continúa la frase: Voy a echar la instancia porque... todos los presos echaron tantas instancias que no sé cuál podría ser el motivo de ésta en concreto.

Entrada relacionada: Reseña Entre rejas

1 comentario:

Tomasmi dijo...

Tengo muchas ganas de leerla...