miércoles, 30 de septiembre de 2009

Todas las maldiciones del mundo, Javier Quevedo

En un viaje irreal pero muy cercano a los pensamientos humanos, se embarca Gabriel, el protagonista de esta novela y junto a él, conoceremos la solución a luchar contra los miedos y experiencias pasadas y mediante éstas a construirnos una realidad ficticia y absorvente.

Un relato intrigante con dosis de desamor, durante el que se sucedera la busqueda por el protagonista de su amor, a través de los vanos recuerdos que conserva de éste. Asimismo, se sucederan personajes que buscan experiencias nuevas u olvidadas, que en el fondo les conducen a recuerdos de situciones vividas.

Al comienzo de la novela parece acercarnos hasta el mundo idílico de El Principito; para, a medida que avanza el relato, trasportarnos a El mago de Oz, en este caso, Gabriel como la pequeña Dora seguirá el camino de baldosas amarillas y acompañado de conocidos emprenderan un viaje mágico por un futuro incierto creado a base de sus mentes.

Que la gente a veces no es mala, que lo que pasa en realidad es que no sabe hacer las cosas de otra manera. Y cuando uno hace las cosas bien de la única forma que sabe, eso está por encima del mal. O por debajo según se mire. No sé si lo dice por excusar al otro Gabriel y todas las cosas que le hizo, pero me imagino que sí.

Puntuación: Imprescindible de leer. Quevedo arriesga con un relato que rompe con todo lo anterior para ofrecernos una novela perfecta y que haga recapacitar al lector.

Observaciones: Odisea editorial, 2009.

Sinopsis: ¿Qué harías si te ofrecieran la posibilidad de borrar tu pasado? Olvidar para siempre aquellos recuerdos de los que te arrepientes. ¿Acaso no sería mejor una vida sin remordimientos ni recuerdos? Este es el apocalíptico futuro que Javier Quevedo ha desarrollado para Gabriel, protagonista de Todas las maldiciones del mundo.

“Aún estoy enfermo de ti” afirma Gabriel en distintas ocasiones durante el trascurso de la novela. Perdido y desubicado, Gabriel emprende un viaje hacía el olvido. En su camino se cruzarán multitud de personajes tan viciados y descarriados como él, pero que le aportarán la energía suficiente para afrontarse al pasado y luchar contra el olvido.

Todas las maldiciones del mundo es el relato de un viaje, del camino que todos debemos emprender alguna vez en nuestra vida para saber afrontar nuestros miedos y temores, para hacer frente a nuestros recuerdos y poder seguir adelante, continuar viviendo lejos de la nostalgia.

Javier Quevedo
ha imaginado un futuro casi esquizofrénico para unos personajes que han perdido el rumbo de sus vidas y quieren borrar sus errores y recuerdos para empezar de nuevo. Pero los fantasmas del pasado siempre estarán al acecho para descubrirse como reales o imaginarios.

Biografía: Javier Quevedo Puchal.