martes, 3 de mayo de 2011

Entrevista a Miss Shangay Lily

Entrevista a Miss Shangay Lily que vuelve a escena con su obra de monólogos: Masculino Singular.


- ¿Qué nos encontraremos en Masculino singular?
Un compendio de monólogos muy divertidos e irónicos que revisan cómo hemos llegado a este estado de apatía. El espectáculo empieza con una entrevista a una persona que afirma venir del futuro para averiguar quién mató al activismo porque en el futuro ese "pasotismo", ese conformismo, ha generado una sociedad terriblemente infeliz e injusta. Se ha vuelto atrás en los derechos sociales, en los derechos humanos y en el bienestar. Esto da paso a la confesión de que esa persona tiene 300 años y viaja al pasado para poder hacer teatro, porque en el futuro el teatro ha sido prohibido, como todo lo que no pueda ser manipulado por intermediarios. Esa persona soy yo y antes era una dragqueeen conocida que hacía una obra llamando a la acción titulada "Movilizarse no es hablar por el móvil" que vuelvo a hacer.

- ¿A quién le recetarías un viaje al pasado para reírse un rato con "los buenos tiempos"?
Bueno, esa es una frase irónica que denuncia que las cosas pueden cambiar para peor. Ahora mismo vivimos una época dorada, o el fin de la misma, que con el tiempo recordaremos como lo mejor si permitimos que el PP llegue al gobierno. Yo le recomendaría un viaje al pasado sin lugar a dudas a los homosexuales y mujeres que votan al PP o que creen que PSOE y PP son lo mismo; o que la política es un rollo y lo importante es tener un buen iphone. A las minorías que se han olvidado de lo dura que ha sido la lucha para llegar hasta aquí y están dispuestos a ceder los logros por no informarse. A los que se creen la manipulación derrotista de la derecha.

- ¿Por qué los géneros se pueden considerar un despilfarro tonto de dinero?
Ese fue un concepto que intenté incluir en un principio en la obra para "justificar" mi aparición sin turbante o maquillaje, pero era un concepto muy confuso así que ya no está. Tenía que ver con las medidas de "sobriedad" o "rescate" que estamos viendo y que quitan cada vez más derechos fundamentales a los ciudadanos para enriquecer más y más a los ricos. En ese sentido el colmo sería que para no gastar diferenciando entre géneros en cartas, baños, encabezamientos sr/a y demás, los bancos decidiesen quitar los géneros. Pero eso nunca pasará porque sería un avance para las minorías. Lo que sí ha quedado es el futuro que nos espera gobernados por una plutocracia, un Gobierno Bancario Central (GBC) como lo llamo yo, que sólo busca el beneficio de unos pocos. Ya estamos viendo algo de eso.

- ¿En qué fase se encuentra el activismo?
En un principio me inclinaría por contestar que en fase terminal, francamente. Pero por otro lado creo que está reagrupándose, redefiniendo estrategias. Porque creo que los mecanismos de control, de represión, se han vuelto extraordinariamente sofisticados. Ya no es tan fácil saber quién es el bueno y quién el malo. No bastan los binomios de antes izquierdas/derechas, hombres/mujeres, homosexuales/heterosexuales para definir el campo de batalla.

- ¿Piensas que en el futuro la mayoría está tan desanimada que nadie hace nada. Sólo comer, masturbarse y trabajar?
Pienso que ya hoy en día estamos así. La crisis ha generado esa apatía en la que todos se quejan pero nadie cree que es su responsabilidad luchar por sus derechos, por sus reivindicaciones, protestar. Y una sola voz puede cambiar la historia.

- ¿En qué ciudades vas a representar la obra?
Por ahora la voy a estrenar en Málaga en una función única que cerré hace casi un año. Es un sueño hacerlo en el Teatro Echegaray que tantas veces visité de niño, cuando era un cine. Luego se verá. Ahora mismo con mi colaboración con el diario Público, la publicación de mi nueva novela y algunos proyectos venideros estoy bastante liado. Pero en cuanto pueda prepararé una gira. Todo depende de cómo vaya en Málaga así que os animo a los boquerones a ir masivamente al teatro a verme, jajajaja.