sábado, 10 de octubre de 2009

El ello masculino: El príncipe azul 1x01


Viena, Austria (1879)
La ciudad antigua, construcciones clásicas y vestuario de esa época, hombres con sombreros y mujeres con vestidos ostentosos.

Se ve un joven de unos 23 años caminando por una calle transitada. Se acerca un carruaje; se detiene y se baja otro joven apuesto; Se quedan viendo a los ojos mutuamente mientras baja lentamente de los escalones del carruaje y le dice: “Hace tiempo que no lo veía. Supongo que debe estar muy ocupado con sus investigaciones.”

El otro responde: “No he tenido tiempo de salir de mi casa, el colegio me consume todo el tiempo”

El joven se le acerca y lo toma de la cabeza suavemente y se le acerca al oído diciéndole: “Sé que me necesitas, tanto como yo a ti…”

(Le da un beso en los labios muy apasionado mientras con la otra mano lo acerca hacia su cuerpo)

(Se quedan un rato en esa escena, tocándose y besándose mutuamente, mientras las personas que pasan por el lugar se les quedan viendo y murmurando. Todos empiezan a voltear hacia ellos)

De repente se cambia la escena, pero con los mismos personajes. El escenario es ahora un campo verde, sus cuerpos se transforman ahora en el de un ángel y un demonio respectivamente. Se ve como le salen alas de ángel a uno y al otro, alas de demonio. Salen unas manos del suelo, intentando tomar de los pies al joven ahora convertido en ángel.

Se despierta el joven. Todo era un sueño. Se ve agitado, en su cama, con miedo y cara de incertidumbre.

INTRODUCCIÓN

En 1923 Freud desarrolló un modelo de estructura formal para el psicoanálisis, definido con los conceptos ello, yo y superyó, que se refieren a los diferentes aspectos del funcionamiento de las personas. De acuerdo con la teoría, el ello representa la fuente de los instintos y la búsqueda del placer. En un marcado contraste con el ello está el Superyó, el cual representa la sección moral; aquí se encuentran los ideales de culpa y castigo. La tercera estructura conceptuada en la teoría es el Yo. Mientras que el ello busca el placer y el superyó busca la perfección, el yo busca realidad. La función del yo es expresar las necesidades del ello de acuerdo con la realidad y las exigencias del superyó.

Freud decía que el ello se manifestaba en los sueños y que era una de las partes más poderosas de la mente humana, tal vez por eso en ocasiones surgen conflictos entre la interacción de estas tres estructuras por lo que la conducta del hombre se vuelve cada vez más compleja: Intransigente, benevolente, egoísta, impaciente, sexual, introvertido, histriónico. Entre una larga lista de adjetivos que hacen de la personalidad una mezcla de pensamientos y emociones.

CAPITULO 1: “EL PRINCIPE AZUL”

Cuando era niño, me gustaba leer los cuentos; luego de leerlos vi algunas películas parecidas y me quedé con la fantasía de que eso nos pasaba a todos y que pronto llegaría mi príncipe azul. Empecé a buscarlo entre mis compañeros de clase; a veces creía encontrarlos, pero nunca volteaban a verme… como Armando Castillo, aquel niño de ojos azules; sus ojos eran tan azules que podía ver el mar en ellos, tenía una sonrisa que iluminaba todo su rostro y su cabello brillaba como el de aquel príncipe que aparecía en el cuento que había leído.

Soy Sebastián, tengo 22 años y soy homosexual, o dicho de una manera más actual: “Gay”.
Cuando eres niño y sientes todo por primera vez es muy difícil controlar tus emociones, en ocasiones ves a todas esas personas y en tu mente los transformas en irresistibles y a la vez en odiosos…como si fueran algo mágico, como la fantasía de los que entran en la pubertad, lo más cómico de todo esto es que en ocasiones me siento como si aún estuviera en la pubertad. A pesar de todo me considero atractivo, soy moreno claro, cabello castaño con un corte al estilo de James Marsden, ojos café, me gustan mis cejas que son pobladas, mido 1.70, el promedio en México supongo, soy delgado y me gusta jugar tenis así que puedo decir que trato de mantenerme en forma.

Tengo una amiga llamada Karen, ella es una de mis mejores amigas, es una chica dulce, es pelirroja, bueno, se pinta el cabello de rojo, pero en realidad no lo es, sus ojos son verdes, es blanca y su cabello largo es un poco ondulado, siempre le he dicho que tiene cuerpo de modelo, es muy delgada pero con marcadas curvas y busto; es una gran mujer con la que me gusta compartir momentos juntos.

Karen sentada junto a Sebastián, afuera de la Universidad… conviviendo en el pasto.
(Se ve un joven que pasa por el lugar)

- Karen: ¿Te gusta él?
- Sebastián: Pues…
- Karen: Si es Guapo, aunque no creo que sea de los tuyos.
- Sebastián: Pues no necesita ser de los “míos” para que me pueda parecer atractivo. Es sólo algo físico; sé que no es gay.
- Karen: ¿Y te gustaría que lo fuera?
- Sebastián: No, no es para tanto. ¿Porqué tantas preguntas?
- Karen: Es sólo curiosidad. Hoy es 14 de Febrero y en la noche será la fiesta de la Universidad, deberíamos de venir; aunque, ninguno de los dos tiene novio. Tendremos que conseguirnos uno.
- Sebastián: Pues no es necesario para mí, podemos venir tú y yo nada más.
¿Qué te parece? .
- Karen: Entonces te espero en mi casa en la noche. Te llamo más tarde para ponernos de acuerdo.

Además tengo un amigo llamado Rafael él es más atractivo que yo, tiene 35 años, mide cerca de 1.85, vive en el gimnasio, por eso a veces le decimos la "musculoca", es moreno, ojos claros, tiene el cabello negro, generalmente lo trae corto tipo "Mohawk", usa la ropa más fashion que hay en la ciudad y todos los productos de clinique y labseries; es muy vanidoso, además tiene su propio departamento y es médico. Supongo que con justa razón se enorgullece de quien es, no por nada es uno de los hombres más cotizados en el ambiente gay de la ciudad.

Un hospital; gente sentada en una mesa larga durante una junta con varios papeles, botellas de agua, lápices y portafolios sobre la mesa. Es una junta de trabajo y todos escuchan a uno de ellos; es el jefe del hospital.

-Dr. Mora: Necesitamos reunirnos con los internos para asegurarnos de que están enterados del nuevo reglamento y renovar los horarios de sus actividades, ha habido muchas quejas sobre sus intervenciones con los pacientes.

- Otro médico acerca unos papeles al Dr. Mora: “Aquí están los reportes de sus actividades y sus turnos”.

- Dr. Mora: Rafael, necesito que me apoyes con una materia en la Universidad, me ausentaré 1 mes debido a que me han asignado varios proyectos.

- Rafael: Pero mis horarios no se ajustan a los de la Universidad.

- Dr. Mora: No te preocupes, he hablado con la Dirección y ya he arreglado eso, además, es la materia de Anatomía y Fisiología para los alumnos de primer año, prácticamente no necesitarás preparar tu clase. Comunícate con la Dirección y te darán todos los detalles.

Rafael: De acuerdo.
Dr. Mora: Bueno, pasando a otras cosas, necesitamos hablar con el proveedor del equipo de cirugía, este último fue un desastre.

(Suena el teléfono celular de Rafael)
- Rafael Se disculpa mientras se levanta a contestar-
- Rafael: ¿Bueno?
- Sebastián: ¡Hola!, soy Sebastián, ¿Cómo estás?
- Rafael: Muy bien, gracias, estoy en una reunión.
- Sebastián: Ok, sólo quiero avisarte que en la noche planeamos juntarnos en casa de Sandra. Espero y esta vez puedas venir, la última vez prometiste ir y nunca llegaste.
- Rafael: Si, te lo prometo, además también tengo ganas de verlos a todos. Dime la dirección, porque no me acuerdo donde es.

Otro de mis mejores amigos es Ángel, un chico de 20 años que asegura es bisexual, su cuerpo es delgado y usa la ropa también en tallas pequeñas, sin embargo su espalda es ancha, no se ve afeminado, mas bien parece uno de los Jonas Brothers con un corte de cabello muy emo, tiene una personalidad compleja y le gusta el arte. Es un buen amigo sin embargo a veces no logramos entender sus conductas.

Se ve Ángel acostado en una cama, con una revista erótica Gay; su actitud es de excitación, la hojea mientras se toca varias partes de su cuerpo. De repente entra su novia Elvira inesperadamente, él se sorprende y rápidamente esconde la revista debajo de su almohada.

- Elvira: ¡Hola!
- Ángel: ¡Hola!, ¡qué sorpresa!
- Elvira: ¿qué hacías?
- Ángel: Ah…nada, sólo leía este libro (agarra otro libro que estaba en el lugar)

(Ella se acerca y le da un beso)

- Elvira: Hoy es 14 de febrero, y cumplimos 1 mes, ¿a dónde iremos?. Estaba pensando en ir a cenar al restaurant de comida española donde fui con mis padres la otra vez. Estoy segura de que te encantará.

(Suena el teléfono)

- Ángel: ¿Hola?
- Sebastián: Hola Ángel, soy Sebastián. ¿Vas a venir en la noche?.
- Ángel: ¿A dónde?
- Sebastián: la otra vez te dije que nos reuniríamos para celebrar este día, ¿no te acuerdas?.
- Ángel: Ah, sí. Cuenta conmigo, ahí estaré. Pero, ¿a qué hora empezará?
- Sebastián: Pues creo que a partir de las 9:00.
- Ángel: Bien, entonces nos veremos en la noche.
- Sebastián: ¿Vas a traer a tu novia?
- Ángel: No sé, yo creo que sí.
- Sebastián: Bueno, como quieras, nos vemos en la noche. Adiós.
- Ángel: Sí, adiós.

- Elvira: ¿qué?, ¿a dónde vas?, ¿qué hay de nuestra cita?. ¡Es 14 de febrero!, día de San Valentín, ¿ya lo olvidaste?.
- Ángel: No te enojes, podemos celebrar ahí, además son mis amigos, quiero que los conozcas, te vas a llevar muy bien con ellos, recuerda que es una ocasión para celebrar el amor y la amistad
- Elvira: Pero yo soy tu novia.
- Ángel: No importa, también eres mi amiga, ¿no?.
(Ángel se acerca a Elvira y la besa en los labios)

En la casa de Sebastián, llega de la escuela y entra al baño, mientras el hermano menor está en la puerta recargado hablándole en voz alta. Mientras él se quita la ropa para bañarse.

- Carlos: Mi maestra quiere hablar con mi papá, pero como no está le dije que ibas a ir tú.
Sebastián: ¿qué?, ¿hiciste algo?
- Carlos: No. Yo siempre me porto bien. Ella nos dijo que habrá una junta en la secundaria sobre la graduación y el Director quiere hablar con los padres antes de organizarla.
- Sebastián: Bien, mañana iré por ti al salir de la escuela. Por cierto, ¿ya hiciste tu tarea?.
- Carlos: No. Quiero ver la tele un rato.
- Sebastián: En media hora la apagas y te pones a hacer tu tarea, ¿de acuerdo?.
- Carlos: Pero esta caricatura se acaba a las 5
- Sebastián: Bueno, en cuanto se acabe ese programa.
- Carlos: Sí, hermano.

En la fiesta de la Universidad, un ambiente pesado, parejas heterosexuales por todas partes y grupos de amigos bebiendo y riendo… unos platicando:

(Se ve un sujeto platicando entre un grupo de amigos heterosexuales)
“Y luego ella me preguntó: ¿qué somos? y tuve que decirle: pues novios, la verdad no me gusta, pero tuve que decirle eso si no luego no iba querer tener sexo conmigo… y pues, sólo para eso me gusta, tienen que verla, tiene unas tetas enormes”.

Sebastián sentado en una mesa y llega Karen junto a él.

- Karen: ¿Qué tienes?. ¿Estás enojado?.
- Sebastián: Estoy Aburrido, y ya me cansé de estar sentado.
- Karen: ¡Pues vamos a bailar!
- Sebastián: No. Esa música no me gusta.
- Karen: ¿Quieres ir a la otra fiesta?, ¿a la de tus amigos?.
- Sebastián: Yo me voy a ir, si quieres te puedes quedar un rato más tu. Lo que pasa es que mis amigos me están esperando, ya me mandaron un mensaje.
- Karen: No. Me voy contigo, espérame, deja me despido de mis amigas y voy por mi bolsa.
- Sebastián: Te esperaré afuera.

Se acerca un tipo a Sebastián: “Oye Sebastián no me digas que ya te vas, si apenas empieza lo bueno, va a empezar el desfile de mujeres en tanga… Jajaja"

Sebastián hace una expresión de inconformidad y se voltea.
Llega Karen y le dice: “Listo Sebastián…vámonos.”


Continuará...
(Sigue parte: El Príncipe Azul 1x02)

2 comentarios:

Gossip Gay dijo...

Gracias por publicarla !!!
Un saludo y fuerte abrazo...

Gossip Gay dijo...

Por cierto ya te hice un vínculo desde mi Blog!!!